55.0° F / 12.8° C

Periodico Quincenal | Tortuguitas | Malvinas Argentinas | Edición digital

 

 

Aniversario ( 20/10/2014 )
20 AÑOS DE LA CREACIÓN DE MALVINAS ARGENTINAS
Un repaso por las circunstancias que rodearon la división de General Sarmiento y la creación de San Miguel, José C. Paz y Malvinas: los antecedentes, Duhalde y sus razones políticas, el proyecto original y la pelea por la cabecera.

Hoy se cumplen 20 años de la creación del partido de Malvinas Argentinas. Es decir, del día en que se aprobó un proyecto que dividió el viejo partido de General Sarmiento (105 años después de su creación), para dar nacimiento a tres nuevos distritos: San Miguel, José C. Paz y Malvinas Argentinas. Vale la pena repasar un poco las circunstancias en las que se dio ese proceso.

ANTECEDENTES AUTONOMISTAS

Una pequeña digresión, para señalar que mucho antes de los ‘90 ya había habido intentos de dividir el territorio sarmientino. José C. Paz tenía desde los '60 una comisión que venía trabajando en la cuestión. Los autonomistas paceños proponían la división en dos distritos, y no en tres. Uno de los partidos, con cabecera en José C. Paz, pretendía incluir a Pablo Nogués, Grand Bourg, Tortuguitas y Del Viso, que por entonces era de General Sarmiento. El proyecto no prosperó, lo mismo que otro que propiciaba un partido que incluía a Del Viso, Tortuguitas, Grand Bourg y Pablo Nogués (de la Ruta 197 al arroyo Pinazo, y de la 8 a la 9).

LA DIVISIÓN

Pero volvamos a los '90. En el '93 comenzó a delinearse la división, por impulso del entonces gobernador Eduardo Duhalde. La movida tuvo una explicación institucional y otra política. La primera, fundada en la necesidad de terminar con los inconvenientes que presentaba la gestión de comunas enormes y de gran densidad poblacional del Conurbano, para crear unidades administrativas más eficientes y con mayor contacto entre autoridades y vecinos.

Políticamente, subyacían otras razones: Duhalde apuntó fundamentalmente a los distritos que le ofrecían un obstáculo a sus ambiciones presidenciales. Por ejemplo, Morón y Ezeiza, comandados por Granados y Rousselot, dos hipermenemistas. Y General Sarmiento, a cargo de Luis Ortega, hermano del popular Palito, que se perfilaba como el rival en la interna pejotista para elegir candidato a presidente. Ortega Luis representaba la posibilidad de desembarco en el Conurbano de Ortega Ramón. Y Duhalde no estaba para desembarcos. Abona la hipótesis política otro hecho: La Matanza, que tenía todos los boletos para ganarse el primer premio a la división no fue tocado. Políticamente le respondía al gobernador.

EL PROYECTO DR. MANUEL BELGRANO

Cuando Duhalde comunica a su equipo que General Sarmiento entraría en la nomina de distritos a dividir, comenzó a circular un proyecto elaborado por tres legisladores de la región: los peronistas paceños Luis el chivo Orellano y Juan Carlos Denuchi y el radical Juan Carlos Lema, aquel que fuera durante años presidente del Atlético San Miguel.

Ese proyecto tenía algunas diferencias respecto al que finalmente se aprobó:

-el nombre propuesto para el distrito era Dr. Manuel Belgrano;

-no se tocaría el límite entre Sarmiento y Pilar, en Tortuguitas, lo que condenaba a la localidad a los inconvenientes que significaba la división trazada por su calle principal;

-la cabecera sería la ciudad de Grand Bourg.

El proyecto sufrió algunos retoques de la gobernación. En lo que hace al nombre, descartado Belgrano, anduvo dando vueltas el de Juan Manuel de Rosas. Pero Duhalde impuso el de Malvinas Argentinas. Por otra parte, se corrió el límite de Tortuguitas unas 8 cuadras hacia el lado de Pilar. De este modo Malvinas tomó tierras de Pilar, al que se compensó pasándole tierras en Del Viso que antes eran de Sarmiento.

LA PUJA POR LA CABECERA

Respecto a la cabecera, en los meses previos a la sanción de la ley hubo acaloradas discusiones entre Los Polvorines y Grand Bourg. Ambas se disputaban el cetro. Cada una formó comisiones que hicieron lobby para imponer su posición, e incluso se movilizaron micros el día que se trató el proyecto en La Plata.

Los legisladores buscaron zanjar la situación: la cabecera se establecería en Pablo Nogués, donde actualmente están los hospitales. En ese entonces, las tierras pertenecían al vivero Diharce. La Provincia las compró y se las donó al nuevo distrito, para que haga ahí su sede de gobierno. Luego Cariglino haría las cosas a su manera: hombre de Los Polvorines, al fin, llevó la sede a esa localidad. Las tierras de Diharce las usó con otro fin, y finalmente estableció el palacio comunal en el ex batallón de Los Polvorines, dejando en los grandburenses un trago amargo que en muchos persiste hasta hoy.

Y LLEGÓ LA DIVISIÓN

Finalmente, el 20 de octubre de 1994, la legislatura provincial aprobaba -por unanimidad de sus dos cámaras- la Ley 11.551, que dividía el viejo partido de General Sarmiento y creaba los de José C. Paz, San Miguel y Malvinas Argentinas.

Lo que vino luego fue organizar el desguace del viejo partido y crear las nuevas unidades. Dividir bienes, papeles, personal y deudas. Lo que quedaba del '94 y todo el '95 se fueron en esa tarea. Mientras tanto, los partidos políticos empezaron a buscar sus candidatos. El pejota tuvo una dura interna entre Raúl Ortega (el hermano de Luis y Palito que en su juventud había sido el cantante Freddy Tadeo) contra un desconocido Jesús Cariglino. Cariglino se impuso por escaso margen, aunque hasta hoy hay quienes aseguran que en realidad ganó Ortega (menemista), y que Duhalde bajó la orden a la junta electoral del partido en el que era amo y señor para que el hasta entonces ignoto dirigente sea ungido ganador.

Después, Cariglino se impondría cómodo en las elecciones del 14 de mayo del '95, y en diciembre asumiría su primer mandato. Lo demás, es otra historia.

Luis Melillo











www.tiempodetortuguitas.com.ar